6 Trucos para cuidar el pelo rizado como un profesional

Cualquiera que tiene el cabello rizado lo ha escuchado alguna vez: «Tu pelo es tan bonito, ¡desearía tener tu pelo!».

Sí, un cabello rizado suele ser digno de alabanzas, pero todo aquel que lo tiene, sabe que mantener un rizo bonito, definido y sano es mucho más difícil de lo que parece. Y es que, los rizos pueden ser impredecibles, rebeldes y difíciles de controlar, y hay días en los que tus rizos salvajes probablemente se sientan poco envidiables.

Además, si no se cuida como es debido, puede secarse con mucha facilidad, encresparse o, peor aún, romperse. Después de todo, y diferencia del cabello liso, el pelo rizado tiende a carecer de humedad y a secarse, dificultando su cuidado.

Es por ello que hoy te contamos los mejores trucos profesionales para cuidar y lucir esa melena rizada envidiable. Vamos allá:

Consejos para cuidar el cabello rizado

Antes de pasar a enumerar los consejos, debes tener claro la siguiente premisa: busca productos que ayuden a agregar humedad al cabello y evitar aquellos que sequen o apelmacen. Dicho esto, comencemos:

Elige los champús y acondicionadores adecuados

Debes buscar productos que incluyan aceites naturales, aloe vera, manteca de karité, pantenol y provitaminas, extractos de plantas, etc.

Cuando laves tu cabello rizado utiliza un champú suave que contenga agentes limpiadores más suaves y agentes acondicionadores agregados.

Si tu cabello es graso, igual debes usar un champú aclarante más fuerte, una vez cada 1 o 2 semanas. Utiliza siempre un champú con acondicionador para ayudar a retener la humedad.

Pre-lavado

Si tienes el cabello muy áspero o rizado, puedes intentar usar un tratamiento previo al champú. Contrariamente a la creencia popular, no es necesario acondicionarse solo después de la limpieza.

Puedes utilizar un acondicionador antes y después del champú. El cabello áspero y rizado tiende a perder humedad muy rápidamente.

Por tanto, usar un acondicionador antes del champú ayuda a proteger la hebra del cabello para que el champú no lo despoje de sus aceites naturales.

Agua tibia siempre

El agua caliente tiende a quitar la humedad del cabello y dejarlo seco. Lavar el cabello con agua tibia y evitar el agua caliente te ayudará a retener la humedad y la fuerza.

Además, enjuagarse el cabello con agua templada también ayuda a sellar la cutícula del cabello.

Utiliza el peine adecuado

El cabello rizado suele estar seco y quebradizo, y puede romperse fácilmente cuando se peina o cepilla. Por ello, debemos cepillarlo y peinarlo en la ducha, para evitar que se quiebre. 

Utiliza un peine de dientes anchos para deshacer los nudos, mejor aún si es con el acondicionador puesto para que sea mucho más fácil.

Mejor dejar secar al aire

La mayoría de los estilistas recomiendan dejar secar el cabello rizado al aire, ya que el uso del secador puede encresparlo y dañarlo.

No obstante, cuando hagas uso del secador o las planchas, conviene utilizar algún tipo de tratamiento protector del calorpreviamente.

Busca productos que contengan silicona o queratina para sellar la cutícula y hacerla más resistente al daño producido por el calor. También podéis utilizar el difusor, para ayudar a limitar la cantidad de calor directo sobre el cabello.

Huye de las puntas abiertas

Las puntas abiertas son difíciles de evitar. Además, realmente no hay forma de repararlas, excepto cortándolas. Por ello, la mejor forma de evitar las puntas abiertas es ser muy cuidadoso con los mechones rizados. Así pues:

  • Utiliza un desenredante antes de cepillar, para evitar los tirones.
  • Trata de no atar tu cabello hacia atrás en coletas o moños muy apretados.
  • Asegúrate de usar un peine de dientes anchos.
  • Evita el uso de secadores, planchas, etc, todo lo que puedas.
  • Sanea habitualmente tus puntas, cada 2 ó 3 meses.

¿Te ha gustado? Compártelo